Jerika Luis: madre, docente y apasionada por la repostería

Por Zulay Carrillo @zulaycarrillo84
Ella es Jerika Luis, docente y madre, pero además es repostera. Su excelente trabajo le ha acreditado una amplia clientela que no duda es llamarle al momento de necesitar de un rico postre como tortas, bombas, donas, entre otros.
Jerika se inició en el mundo de la repostería gracias a su hijo, quien tiene 16 años y cuenta con una discapacidad (parálisis cerebral infantil, epilepsia). Comenta que “siempre le hacia sus tortas en su cumple mes, pero como repostera tengo sólo cinco años. Es así como subsisto para cubrir las necesidades de mi chamo quien convulsiona más de 40 veces al día; sus crisis son de risa y se llaman crisis gelasticas y crisis  de drop attack, que son como un empujón y se cae al suelo”.
Dichas crisis han causado que el hijo de Jerika haya presentado traumatismo craneoencefálico. Su condición amerita una buena alimentación, así como medicinas, pañales, entre otros gastos.
“Siendo docente y madre soltera no podía con todos los gastos así que empecé haciendo galletas que vendía en mi trabajo. Soy docente con 12  años de servicio, pero actualmente estoy de permiso porque cuido de mi hijo”, señala.
Los estudiantes fueron sus primeros clientes. De las galletas pasó a los suspiros pues los insumos para las galletas empezaron a encarecer. Luego empezó a destacarse con las tortas. Jerika confiesa que no ha realizado cursos de repostería. Lo que sabe lo ha aprendido sola y con ayuda de google.
“Tengo mis clientes. A veces he tenido que rechazar a algunos porque tengo que atender a mi hijo”, confiesa.
Jerika sin duda es una mujer emprendedora que sigue en Calabozo apostando al país y a lo que mejor saber hacer “trabajar honestamente”.
A %d blogueros les gusta esto: