Calaboceños por el Mundo: Francisco Rodríguez un ingeniero civil que busca su destino en Dolores Argentina

Hace poco más de un año llegó Argentina el joven calaboceño Francisco Rodríguez.

Francisco es un #CalaboceñoporelMundo de 27 años, ingeniero civil que como muchos otros profesionales debió emigrar para procurar un mejor trabajo y un desarrollo profesional.

“Llegué el 26 de marzo del  año 2018. Tengo amigos en Perú, Chile, Estados Unidos, en muchas partes del mundo, pregunté a cada uno el ambiente del país y cómo podían recibirme. Ni en Perú ni Chile podían recibirme, en Estados Unidos se complicaba por la VISA, y una amiga de acá me recibió. Estuve tres meses en Capital trabajando como cadete en una tienda de telas. Me puse en contacto con mi hermana que hace dos años vive en Argentina, estudia Geología en la Universidad Nacional de La Plata, En esta ciudad introduje mi curriculum en el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, me hicieron una entrevista, se interesaron, me esperaron, porque para que te otorguen el DNI hay que esperar unos tres meses. Me tuvieron mucha paciencia, me puse en contacto con ellos y firmamos el contrato” comentó el joven en una entrevista realizada por el diario Compromiso de Dolores Argentina.

“Me gradué en Venezuela y por los temas políticos tienes que estar vestido de un color, no se me dio la oportunidad de trabajar allá como ingeniero. Me puse a trabajar en un comercio de materiales eléctricos con mi padre” agregó.

En la actualidad el ingeniero trabaja en el Ministerio en la parte de Hidráulica. “Estoy aprendiendo mucho porque a veces son palabras diferentes las que aquí utilizan en cuanto al concepto. Rodríguez aceptó el desafío de trabajar sin saber dónde quedaba la ciudad, nada; “firmé todo, cuando salí me preguntaba dónde quedaba Dolores, busqué en internet, vi que era el Primer Pueblo Patrio, etc. En el Ministerio estuve dos meses trabajando para familiarizarme con la zona. Estoy durante la semana en Dolores, viajó todos los fines de semana a La Plata porque vivo allá, hasta que me radique en Dolores” precisó.

Este calaboceño cuenta con orgullo que es llanero, conversó sobre las potencialidades del país en cuanto a los paisajes, la gastronomía y su gente. Además criticó la dura situación que atraviesa Venezuela, acotando que es una crisis social, económica, política y hasta mental.

Comenta que en Argentina le han tratado excelente, no se puede quejar, “siempre me brindaron ayuda, desde el primer día que llegué, los argentinos son muy solidarios. Me están dando apoyo en estos momentos tan difíciles” dijo Rodríguez

Se calculan que llegan 300 venezolanos por semana a Argentina y no les ponen peros ni nada. “Dolores me parece un lugar como “Carabobo”, el lugar de donde vengo, un pueblo con la misma cantidad de población. He recorrido poco, los canales, inspección a los puentes, me han tratado excelente, tengo muy buenas compañeros de trabajo, buena relación con todos, desde que llegué he tenido muchos beneficios, muchas cosas positivas” concluyó.

Con información de www.compromisodiario.com.ar

A %d blogueros les gusta esto: