Las dos caras de Calabozo

Hace unos días a propósito de la llegada de la navidad, gobernación y alcaldía trabajaron en el embellecimiento de la avenida Francisco de Miranda, a fin de brindar a los calaboceños un espacio de sano disfrute.
 Todo lo que sea en bien de nuestra ciudad sin duda debe ser reconocido sin embargo, es necesario también hacer un paréntesis en una situación que desde hace largos años preocupa y afecta directamente a la colectividad y es lo que ocurre en el vertedero de basura.
Según su definición, un vertedero es aquel espacio que  bajo ciertas consideraciones o estudios de tipo económico, social y ambiental, es destinado a depósito final de la basura por los gobiernos municipales
La teoría refiere que en los rellenos sanitarios  se deben tomar múltiples medidas para reducir los problemas generados por otro método de tratamiento de la basura como son los tiraderos, dichas medidas son, por ejemplo, el estudio meticuloso de impacto ambiental, económico y social desde la planificación y elección del lugar hasta la vigilancia y estudio del lugar en toda la vida del vertedero.
En el caso del relleno sanitario de Calabozo, la «teoria» sin duda no se aplica, generando un caos ambiental en la ciudadanía.
Después de tantos años ¿quién le pone la cascabel al gato?
A %d blogueros les gusta esto: