Dos venezolanos emergen como líderes bate en las Ligas Menores

El jardinero Edward Olivares y el receptor Gabriel Moreno inician la semana como líderes bate de sus respectivos circuitos en Ligas Menores.

Olivares, de 25 años de edad, no ha parado de batear desde el inicio de la temporada con el Omaha, filial de los Reales de Kansas City en la Triple A Este, lo que le valió una breve estadía en las Mayores, entre el 30 de mayo y el 8 junio, en la que participó en cinco juegos.

Olivares encabeza su reunión en promedio (.370), OBP (.452) y OPS (1.062), mientras que marcha tercero en slugging (.610), en 100 turnos, repartidos en 24 encuentros.

El bateador derecho, debutó en la Gran Carpa en 2020 con los Padres de San Diego, antes de ser cambiado a los Reales. El caraqueño creció como prospecto en la organización de los Azulejos de Toronto, pero el 6 de enero de 2018 fue canjeado a los religiosos, junto con el relevista Jared Carkuff, por Yangervis Solarte. A partir del año pasado, suma 120 apariciones legales como ligamayorista y actualmente es miembro del roster de 40 de Kansas City, mientras que los otros dos peloteros involucrados en la transacción ya no forman parte del beisbol organizado.

Olivares redondea su actuación con cuatro dobles, un triple, seis jonrones y 18 remolcadas, en tanto que ostenta ocho bases robadas en nueve intentos.

El criollo es escoltado en average por el dominicano Jesús Sánchez (.349), una de las promesas de los Marlins de Miami.

Este lunes, después que Andrew Benintendi terminara en la lista de lesionados de 10 días, debido a una fractura de costillas, en el costado derecho, Olivares regresó a la Gran Carpa.

Moreno, de 21 años de edad, es el principal prospecto de la receptoría de Toronto y el séptimo en general, de acuerdo con MLB Pipeline. A mediados de mayo apareció en el lugar 36, entre los mejores 100 prospectos de MLB, según la prestigiosa publicación Baseball America.

El toletero derecho llegó a estar ligando por encima de los .400 y este lunes amaneció con un llamativo .381, en el tope de la Doble A del Noroeste, jugando para el New Hampshire. El barquisimetano también encabeza la reunión en OPS (1.076), en tanto que es segundo en OBP (.436), slugging (.639) y remolcadas (30), lo que le convierte en uno de los productores más destacados en el sistema de granjas de Toronto, uno de los que aglomera más talento entre los 30 equipos.

A su éxito en 2021, le precede un extraordinario estreno en la LVBP con Cardenales de Lara, conjunto con el deslumbró, gracias a un promedio .373 en 18 desafíos, con casi el doble de boletos (11), con respecto a los ponches (6). Eso llevó a Toronto a incluirlo en su roster de 40 para protegerlo del Draft de la Regla 5, a finales de noviembre del año pasado.

Antes de viajar a Venezuela, Moreno se había quedado en Florida, cuando los entrenamientos fueron suspendidos por la crisis sanitaria provocada por el nuevo Coronavirus. Luego se unió al campamento de verano de los Azulejos en Rochester y causó una gran impresión.

“Como que empezó a funcionar”, comentó el asistente al departamento de desarrollo de peloteros en Toronto, Joe Sclafani, a MiLB.com. “Creo que el primer lanzamiento que recibió fue una recta de 97 (mph) y, simplemente, despachó una línea hacia el jardín derecho. Es un tipo impresionante, un súper atleta. Realmente bueno detrás del plato, con el guante, bloqueando. Tiene un gran brazo. Su contacto en el centro del bate es de élite”.

Moreno ha golpeado 37 hits en 97 veces al bate, de ese total 14 son extrabases, incluidos cinco cuadrangulares, apenas a siete de su marca personal, establecida en 2019 en Clase A. Hasta el domingo, había aparecido en 24 desafíos.

No hay razones para apresurarlo, pero Toronto no teme apostar a sus prospectos y en 2020 hizo debutar al mexicano Alejandro Kirk, otro de sus valores detrás del plato, que actualmente se encuentra en lista de incapacitados. Así que habrá que seguir de cerca a Moreno.

800 Noticias

A %d blogueros les gusta esto: